Aquellos Quienes están Marcados

Las Crónicas de Jesús y Judas Iscariote

BLACK AND WHITE

$5.99

‘Madre, el resto estpa listo? Pregunta Judas.
‘Sí, hijo. Pero… no conozco las costumbres de los reyes’.
‘¿Qué hábitos, mujer? Que reyes? ¿Qué has hecho, Judas?’
‘¿No eres tú el Rey prometido de Israel? Es hora de que el mundo Te salude a Ti como tal, y que debe ocurrir por primera vez aquí, en mi ciudad, en mi casa. No me dés la mentira’.
“Mujer, amigos, por favor. Tengo que hablar con Judas. Tengo instrucciones precisas para darle’…
‘Judas: ¿qué has hecho? Israel se somete a Roma. Hace sólo unos días escuchaste cuán despiadados ellos fueron en contra de un Niño, porque tenían miedo de que Él sea el rey de acuerdo con el mundo. Y sin embargo tú! …
¡Oh! Judas! ¿Qué esperas de la soberanía de la carne?
En ti hay orgullo, hay codicia y sus tres ramas, hay arrogancia … incluso tu madre tiene que tener miedo de ti … tú estás inclinado a la mentira … No, Mi seguidor no debe ser así. Judas, yo no te odio, no te maldigo. Yo sólo digo, y lo digo con el dolor de alguien que sabe que no puede cambiar a la persona que ama, yo sólo digo: sigue tu camino, haz tu camino en el mundo, ya que eso es lo que quieres, pero no te quedes Conmigo.
Mortificado y de color púrpura, Judas se arrodilla y llora con la cabeza en las rodillas de Jesús: ‘ Te amo, Señor, no me rechaces. Sí, me siento orgulloso y necio pero no me despidas.
‘Eso está bien, Judas. Te perdono una vez más … Te perdono, esperando … esperando que en el futuro vayas a entenderme’.
‘Sí, Maestro. Pero, ahora, no me vengas con la mentira, de lo contrario me reiría. Todo el mundo en Queriot sabe que yo iba a venir con David Descendiente, el Rey de Israel … Y te juro que yo… ”
‘No Me jures a Mí. Por el bien de tu madre y tus conciudadanos que no Te avergonzaré yendote lejos de aquí… Pónte de pie’’.
‘¿Qué Tú vas a decirle a los otros?’


Click for Kindle or Paperback

Product Description

‘Madre, el resto estpa listo? Pregunta Judas.
‘Sí, hijo. Pero… no conozco las costumbres de los reyes’.
‘¿Qué hábitos, mujer? Que reyes? ¿Qué has hecho, Judas?’
‘¿No eres tú el Rey prometido de Israel? Es hora de que el mundo Te salude a Ti como tal, y que debe ocurrir por primera vez aquí, en mi ciudad, en mi casa. No me dés la mentira’.
“Mujer, amigos, por favor. Tengo que hablar con Judas. Tengo instrucciones precisas para darle’…
‘Judas: ¿qué has hecho? Israel se somete a Roma. Hace sólo unos días escuchaste cuán despiadados ellos fueron en contra de un Niño, porque tenían miedo de que Él sea el rey de acuerdo con el mundo. Y sin embargo tú! …
¡Oh! Judas! ¿Qué esperas de la soberanía de la carne?
En ti hay orgullo, hay codicia y sus tres ramas, hay arrogancia … incluso tu madre tiene que tener miedo de ti … tú estás inclinado a la mentira … No, Mi seguidor no debe ser así. Judas, yo no te odio, no te maldigo. Yo sólo digo, y lo digo con el dolor de alguien que sabe que no puede cambiar a la persona que ama, yo sólo digo: sigue tu camino, haz tu camino en el mundo, ya que eso es lo que quieres, pero no te quedes Conmigo.
Mortificado y de color púrpura, Judas se arrodilla y llora con la cabeza en las rodillas de Jesús: ‘ Te amo, Señor, no me rechaces. Sí, me siento orgulloso y necio pero no me despidas.
‘Eso está bien, Judas. Te perdono una vez más … Te perdono, esperando … esperando que en el futuro vayas a entenderme’.
‘Sí, Maestro. Pero, ahora, no me vengas con la mentira, de lo contrario me reiría. Todo el mundo en Queriot sabe que yo iba a venir con David Descendiente, el Rey de Israel … Y te juro que yo… ”
‘No Me jures a Mí. Por el bien de tu madre y tus conciudadanos que no Te avergonzaré yendote lejos de aquí… Pónte de pie’’.
‘¿Qué Tú vas a decirle a los otros?’